laboratorio ágil

  • nicolasrupallan

Design Thinking, tu creatividad es la solución.

Actualizado: abr 21



Al momento de buscar soluciones, es común caer en técnicas ya conocidas. Las estrategias comprobadas son una buena guía para los proyectos, pero si se usan siempre no se deja espacio para innovar y crear nuevas opciones.


Design Thinking es tener un pensamiento de diseño para analizar algo (un problema), tal y como lo haría un diseñador, evidentemente con la finalidad de encontrar una solución. Si bien esta es una solución creada y orientada a soluciones para proyectos digitales, en la actualidad sirve para movilizar a equipos de trabajo y desarrollar su creatividad e innovación, a lo que llamamos “ Salir de la caja”, su objetivo es aprovechar las habilidades de los profesionales para encontrar soluciones novedosas a las necesidades de las personas.


Una característica fundamental de la metodología Design Thinking es que está centrada en el usuario y en los problemas que a éste se le pueden plantear y en la empatía. Estos 2 conceptos están estrechamente relacionados, es primordial hacer previamente una composición de lugar, un análisis de la situación, tener conciencia de donde estamos y qué necesitamos. Primero identificamos el problema que tenemos que resolver, incluso plantearemos nosotros nuevos problemas, nuevos interrogantes, nuevos cuestionamientos para contextualizar mucho mejor la situación, ser conscientes del punto de partida en todas las vertientes posibles, en 360 grados.


Etapas de Design Thinking


Para lograr sus objetivos, la metodología se organiza en cinco etapas. Estas son:



gif


Empatiza: El primer paso es entender a los usuarios.


Durante esta etapa se deben investigar las necesidades y hábitos del público objetivo para definir con claridad el problema de fondo. Además, se debe estudiar su entorno para identificar las dificultades que experimentan.


Define: La información recolectada solo tiene utilidad al ser analizada.


En la segunda etapa se deben filtrar todos los datos importantes para crear las conclusiones que guiarán el trabajo. Junto a esto, se especificarán los problemas que necesitan solución.


Idea: Un vez definido el problema se deben idear soluciones.


En esta etapa se estimula el pensamiento divergente, alternando con el convergente. Para lograr esto, se debe contar con un equipo multidisciplinario donde todos aporten desde su visión particular. Una técnica común es hacer lluvias de ideas con representaciones visuales para explorar nuevas alternativas. Luego, se analizan las distintas propuestas para seleccionar el mejor enfoque de cada una. Finalmente, se traducen en conclusiones que lleven a la selección final de las posibles soluciones.


Prototipa: Las ideas seleccionadas se transforman en prototipos que ayuden a visualizar las soluciones.


En este proceso se verá la factibilidad del trabajo propuesto y se podrán refinar detalles.


Prueba: La última etapa consiste en realizar pruebas con usuarios finales usando los prototipos. De esta forma se verá la eficiencia de la solución y las dificultades que experimentan las personas al interactuar con el producto o servicio.


Siguiendo este proceso, el Design Thinking evoluciona las ideas hasta llegar a la solución final.


Capacítate junto a nosotros y desarrolla tu Modo Ágil.


36 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo